El deterioro progresivo del Castillo de Sagunto (Valencia)

Artículo en Las Provincias de Marina Costa

El amplio perímetro amurallado del castillo de Sagunto, que cubre casi un kilómetro de la ladera que lo siluetea, ha sufrido en los últimos meses varios desprendimientos. La escasez de intervenciones de rehabilitación y consolidación de estructuras en estos últimos años en un entramado tan vasto como castigado por el tiempo es la peor lacra que arrastra el Monumento Nacional bimilenario.

Uno de los últimos derrumbes se ha producido en el tejado de «la ermita de Santa Magdalena, levantada sobre una antigua mezquita del siglo XV. Parte del techo se ha venido abajo y si no se repara irá cayendo por completo», explica el investigador saguntino Francisco Herraiz.

Otro desplome se ha producido dentro del pabellón de tropa, una construcción posterior de época napoleónica, que está situada en el lado sur de la plaza de Almenara.

SAGUNTO 1

Pero este no es, ni mucho menos, el único ‘achaque’ que acumula la veterana acrópolis. «Su pueden contabilizar otros muchos derrumbes de periodos anteriores. Algunos se han reparado pero la mayoría, lamentablemente, no. Estas fisuras aceleran el desgaste de las estructuras más próximas y el deterioro sigue avanzando a paso rápido», se lamenta Herraiz.

A esta situación se suma el estado en el que se encuentra el tan reclamado centro de visitantes del castillo, cerrado a cal y canto y sin inaugurar desde hace ahora tres años por falta de una red que lleve la luz hasta el complejo.

La infraestructura que debía de haber dado el espaldarazo turístico definitivo al conjunto arqueológico saguntino, que cada año visitan unas 100.000 personas, costó un millón de euros y ha sido objetivo constante de robos y actos vandálicos. Pasarelas, focos y barandillas han sucumbido a la falta de uso y a los amigos de lo ajeno.

El año que viene

De momento, el Ministerio de Cultura está a punto de intervenir en dos degradados tramos. La restauración se llevará a cabo el próximo año en la zona de acceso y oeste de la plaza de San Fernando, con un presupuesto total previsto de 571.773 euros, aunque este año sólo se han destinado 21.773 para la redacción del proyecto, fase en la que se encuentra el citado plan.

La entrega del proyecto se producirá a mediados de este mes y las obras arrancarán en el primer tramo de 2014, tras la licitación.

El objetivo es «consolidar y restaurar la zona de acceso actual al castillo y el lienzo de la zona oeste de la plaza de San Fernando para evitar el peligro de desprendimientos sobre personas, así como para asegurar la integridad del Bien de Interés Cultural ( BIC)», han recalcado fuentes del Ministerio.

Junto al actual de acceso, se actuará en un recodo de muralla «formado principalmente por fábricas de tapial de tierra y mampuestos que presenta grietas verticales y con importantes pérdidas de sección por su cara interior». También se eliminará un punto negro con nuevos elementos de seguridad para evitar caídas desde la plataforma superior.

En el caso de la zona oeste de la plaza de San Fernando se va a intervenir en un lienzo «de fábrica de tapial en estado de degradación avanzado».

Mientras la acrópolis aguanta los avatares del tiempo y la falta de presupuesto con dificultades, un proyecto ideado por el Ayuntamiento promete frenar el avance de otro de los históricos enemigos del castillo: las chumberas.

Esta especie invasiva ha colonizado todo el cerro. Sus potentes raíces y su crecimiento descontrolado se han convertido en otro problema, pues erosionan el suelo sobre el que se asientan las antiguas construcciones. La introducción de un insecto llamado Cochinilla algodonera, la próxima primavera, iniciará el retroceso de este cactus.

 Fuente de información Las Provincias

 

Vecinos limpian el castillo de Sagunto de chumberas para frenar su deterioro.

Artículo en Las Provincias de Marina Costa.

Un grupo de saguntinos ha decidido ponerse manos a la obra para tratar de paliar la situación de abandono que padece, desde hace décadas, el Monumento Nacional bimilenario que preside y siluetea su ciudad. El caso es que al viejo castillo de Sagunto le han salido unos ‘jardineros’ y empleados de mantenimiento muy especiales y voluntariosos.

Desde el pasado mes de marzo, una veintena de personas fijas y medio centenar de trabajadores ‘eventuales’ se han dedicado a desbrozar y retirar residuos y paleras o chumberas que afeaban y dañaban diversos tramos del entorno de la acrópolis. Los trabajos se han desarrollado ya en tres extensas zonas pero «todavía queda mucho por hacer», explica Paco Herraiz, el alma mater de esta original iniciativa.

Este saguntino decidió hace tres años poner su particular granito de arena con su tiempo y esfuerzo. «Empecé a limpiar algunas zonas, donde veía que las paleras estaban avanzando y provocaban daños. Además, hago fotografías de todo el proceso y si veo cualquier resto o algo susceptible de tener interés arqueológico o histórico, enseguida llamo a los responsables del museo. Soy tremendamente respetuoso con el patrimonio y la historia. Yo sólo quiero ver mi ciudad bonita y sus monumentos como se merecen, nada más», apunta.

SAGUNTO 2

Este ‘ángel de la guarda’ del patrimonio saguntino compró poco después un pico y una azada, guantes y otras herramientas y fue contagiando su espíritu a otros vecinos que también se han sumado a la obra y están siguiendo su ejemplo. «Nos juntamos por grupos y nos llevamos nuestras herramientas y bolsas de basura, para trabajar siempre por fuera del recinto, claro, pero con la intención de que la vegetación invasiva no llegue o dañe la zona arqueológica. Limpiamos y retiramos residuos y avisamos de cualquier incidencia».

Varios informes arqueológicos elaborados en el tiempo respecto a la situación del castillo de Sagunto y el estado de sus muros alertaban ya hace una década de los riesgos que comportaba la creciente vegetación que cubre toda la ladera del castillo. Las paleras o chumberas «tienen muchísima fuerza y acaban creciendo por debajo de los muros de la fortificación o empujándolos, de forma que, al final, con la lluvia y el deterioro del firme, se produce el derrumbe de parte de un muro milenario. Por eso, nuestra tarea es ante todo preventiva», destaca este antiguo trabajador de Altos Hornos.

Este grupo de trabajo ha actuado en tres puntos, el camino que lleva de la zona del aparcamiento hasta la muralla de Santa Ana, desde dicha muralla hasta el Puente del Dos de Mayo y «en el entorno del mismo frente, que fue la zona por donde saltó Aníbal y Suchet, los dos ejércitos más poderosos que han sitiado el castillo».

Paco Herraiz asegura que se trata de un trabajo «muy laborioso porque no podemos cavar y hay que hacerlo todo con guantes. Primero despalamos la chumbera, luego la podamos y cuando llegamos a la raíz, la retiramos». Este trabajo ha permitido recuperar varias sendas «que estaban desaparecidas» y rescatar entornos del monumento».

Fuente de información Las Provincias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s