Finaliza la restauración de la Ermita de Nuestra Señora de los Santos de Móstoles. Madrid

Artículo de Raquel Álvarez en Madrid Actual
 
El Alcalde de Móstoles, Daniel Ortiz, ha visitado la Ermita de Nuestra Señora de los Santos, declarada Bien de Interés Cultural Regional, donde han concluido las tareas de restauración de los Portones, acometidos por Patrimonio de la Comunidad de Madrid.
Acompañado por la Concejal Adjunta de Patrimonio, Paloma Tejero, la Concejal de Educación, Cultura y Promoción Turística, Mirina Cortés, y el restaurador, Bernardo López, y la Presidenta de la Hermandad de Nuestra Señora de los Santos, Amalia García-Camba, el regidor ha recordado que, con un presupuesto de unos 50.000 euros, aportados íntegramente por el Gobierno regional, los trabajos de reparación han terminado, como estaba previsto, para que la Ermita pueda acoger los actos de las Fiestas de Septiembre.
“La restauración ha puesto de manifiesto el valor artístico y cultural de la Ermita, uno de los elementos fundamentales de Móstoles como espacio de atracción turística”, ha asegurado Ortiz.
Según los expertos, ambos portones tenían el mismo diagnóstico. Dentro de una solidez estructural aceptable, el deterioro exterior era manifiesto, presentando venteaduras señaladas con pérdidas de contorno y perfil debidos a la erosión y a un bajo mantenimiento de hidratación y sellado frente al sol y el agua.
Para su restauración, en primer lugar se ha realizado una tarea de diagnóstico exhaustivo de daños estructurales y de consolidación de los elementos, sus ensambles y articulaciones. Se han consolidado asimismo las zonas pasmadas o faltas de consistencia y se han reconstruido los perfiles y partes perdidas mediante piezas adecuadas de la propia madera o mediante resina epoxi de restauración, respetando las huellas acaecidas por los años de uso y la erosión del tiempo.
Completados los trabajos de consolidación y restitución de las carpinterías se ha procedido a su reencolado. Finalizada la reestructuración se ha hecho una limpieza de las superficies y acabados.
Para los acabados para la madera, de forma intensa, las superficies ha sido lijadas, decapadas y preparadas para proceder a la aplicación del tratamiento de acabados. El objetivo ha sido proveer a las carpinterías restauradas de una recuperación de su prestancia original sin obviar el trabajo de la erosión temporal y además, debido a su esfuerzo como elemento mecánico y de contención de elementos meteorológicos hostiles, capacitar su superficie para una estabilidad estética y funcional que no difiera de la textura y tonalidad que proveían los acabados originales mediante aceites de linaza, tierras y ceras, salvando a su vez sus inconvenientes de mantenimiento.
Imagen de la noticia
Aproximación histórica
A raíz de la aparición en 1514 de la talla de la Virgen María, según la leyenda o mito popular que narra su descubrimiento en una cueva, se desarrolla una advocación que se documenta por primera vez en1588 conociéndose ya como Nuestra Señora de los Santos.
Es en 1598 cuando ya se reconoce la existencia de la ermita y deviene con posterioridad en la construcción del santuario entre los años de 1602 y 1605. Erigida por iniciativa de la vecindad con recursos económicos limitados y ayudas de sangre propias, se entiende que la construcción fue en su arranque un oratorio de arquitectura básica y modesta que no culminó su aspecto primero, a base de pequeñas adiciones y obras entre 1618 y 1628, hasta el periodo comprendido entre 1680 y 1688, por mediación del maestro de obras escurialense Cristóbal Rodríguez de Jarama, a la sazón maestro de obras del Sitio de San Lorenzo de El Escorial y artífice de la Iglesia de Alpajés de Aranjuez y la Torre del Reloj deValdemoro.
Es en estas fechas en donde la Ermita de Nuestra Señora de los Santos adquiere el acabado que se aprecia a día de hoy y que se resuelve en estilo Jesuítico con reminiscencias Herrerianas y esbozos barrocos.
En cuanto a la factura de la carpintería que nos compete, los elementos objeto de este estudio se presentan en la fachada principal en forma de portón enmarcado en un alfiz de ladrillo con dintel a sardinel y cortavientos por una parte y por otra, en la fachada del Evangelio, con portón enmarcado en paño liso con dintel asimismo adintelado a sardinel y jambas resaltadas.
Dichas carpinterías se entienden realizadas en la última fase de construcción del edificio. En un barroco ya asentado por cuanto su diseño constructivo y formato son un ejemplo de la transición que acontece en la carpintería del s. XV y XVI en donde el sistema constructivo se resuelve mediante estructura de cuadrado con tablazón a una o a dos caras, de postizo o almohadillado y fijado con clavazón pasante remachado, que se adorna, según la prestancia y suntuosidad de la pieza, con cabezas de fundición de hierro o bronce de diversos diseños, ya sea en estrella, convexas circulares o cuadradas piramidales y otras.
Resuelto este modelo, ya en el s. XVII la carpintería se complica en factura y adquiere un sistema constructivo que profundiza en el oficio apareciendo de una forma dominante la técnica de la piecería emboquillada con tablero moldado engargolado.
Es una carpintería de relieve vistoso, rotunda y fuerte que juega con el diseño lineal y geométrico del piecerío estructural visto y adornado con molduraciones. Este paso es fundamental por cuanto la evolución posterior hacia modelos de carpintería más evolucionados se traduce en una reinterpretación del mismo sistema constructivo en donde la significación se denota en un adelgazamiento de los perfiles, tornándose más delicados y sutiles, con formas redondeadas en los tableros insertos, adaptándose al nuevo estilo neoclásico, pero conservando esencialmente el mismo concepto estructural que continuará evolucionando de igual forma en el s. XIX hasta la aparición de la  mecanización en los albores del s. XX
Todas estas apreciaciones son constatables con especial relevancia en las carpinterías que alberga la Ermita de Nuestra Señora de los Santos. Su diseño y factura son muestras de primer orden comparables a ejemplos de gran relevancia en  esta época como son los Portones que aparecen de la Catedral de Santa María Magdalena de Getafe, Palacio deNuevo Baztán, Parroquia de San Ginés, Cuartel de Conde Duque, elementos contemporáneos del Palacio de Aranjuez, Convento de las Dominicas de Loeches, Iglesia de la Concepción Real de Calatrava, elementos contemporáneos del Monasterio del Paular, y otros que siendo comparables en tiempo y forma, no se resuelven con la calidad de factura y diseño como los elementos que nos ocupan de la “Ermita”en otras tantas iglesias, conventos, o monasterios etc., como puedan ser la Iglesia de San Pedro Advíncula deRedueña o San Nicolás de Bari y San Sebastián de Villaconejos por poner ejemplos más distantes en la Comunidad de Madrid.
Pueden ser más los ejemplos, pues los hay y es oportuno constatar que éstos referidos anteriormente son unos pocos, entre otros muchos, en los que afortunadamente aun podemos encontrar elementos de carpintería sumamente   elevantes y originales de época.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s