Un monasterio español del siglo XII movido piedra a piedra a California.

Autora artículo: Vicenta Cobo

La historia de Santa María de Óvila no es la de El nombre de la rosa, la novela de Umberto Eco, pero se le parece. Tiene elementos en común: Un monasterio medieval muy poderoso, fundado en el siglo XII, intrigas y un misterio por desvelar.
En esta historia no hay envenenamientos, al contrario que en la de Eco, pero si una travesía singular, la de unas piedras que emigraron desde la estepa castellana, en Trillo (Guadalajara), donde originariamente se erigió en 1188 el monasterio, hasta California.
De cómo sucedió da cuenta una placa informativa en el Jardín Botánico del Golden Gate Park en San Francisco. Formando parte de un muro al que en primavera le brota la hiedra, las piedras de Santa Maria de Óvila muestran su belleza desnuda y antigua al mundo.
Imagen de la noticia
La placa informa al visitante de que “durante seis centurias el monasterio gozó de una poderosa influencia en los alrededores hasta que en 1935 el gobierno español lo cerró, junto a otros 900 que compartieron el mismo destino. Cayó entonces en manos privadas y en un estado de desidia”.
Un año después el magnate de la prensa norteamericana, William Randolph Hearst, obsesionado entre otras muchas cosas con las piedras y las piezas de arte de Europa, puso sus ojos en el monasterio y lo desmontó piedra por piedra para traerlo por barco a California, con la intención de reconstruirlo allí.
Las cosas no le salieron como pensaba y el otrora poderoso empresario de un imperio mediatico, en el que Orson Welles se inspiró para narrar la historia cinematográfica de Ciudadano Kane, se vio afectado por la depresión económica. Las piedras desembarcaron en San Francisco y fueron depositadas en un almacén.
Once años después, la ciudad de San Francisco se hizo con ellas por el precio de lo que costó el almacenaje durante esos años. La idea era ensamblarlas como parte del Young Museum en Golden Gate Park, pero nunca se consiguieron los fondos necesarios para el proyecto y de nuevo el destino de las piedras fue un oscuro almacén del museo.
Un fuego y las inclemencias del clima acabaron borrando las marcas que tenían para su futuro ensamblaje, hasta que finalmente el proyecto se hizo imposible. A partir de 1960 el Jardín Botánico decidió usarlas para levantar muros en numerosos espacios del arbolario.
El ultimo emplazamiento fue en el muro de la terraza de la librería, en el año 2000, un homenaje a la historia y a los talladores de estas piedras singulares.
Imagen de la noticia
Y se obró el milagro
Pero la peripecia de las piedras, consideradas “sagradas” por los monjes de la pequeña comunidad cisterciense de Vina, al norte de California, no acaba aquí.

Durante muchos años las piedras rondaron en los sueños de los monjes del New Clairvaux Monastery hasta que finalmente el proyecto acariciado cobró forma en la reconstrucción del edificio más emblemático de Santa María de Óvila, la capilla gótica del siglo XII.
San Francisco regaló las piedras a los monjes y estos se las ingeniaron para recaudar fondos y restaurar la capilla, con ideas tan originales como asociarse con una compañía local de cervezas, Sierra Nevada, y bautizar con el nombre de Óvila a una marca de cervezas de primera calidad.
A falta de los últimos detalles y de los dos millones de dólares adicionales que necesitan, el edificio ya está abierto al público y se puede visitar.
Si las piedras hablaran seguro que podrían contar las muchas peripecias que han vivido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s