Valencia. La ruina amenaza a una veintena de alquerías urbanas.

El derrumbe de la alquería Ponsa, en el barrio de Nou Moles, ocurrido el lunes como consecuencia de las intensas lluvias ha hecho saltar de nuevo las alarmas sobre el deterioro de un patrimonio histórico único seriamente amenazado por la inacción tanto del Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat como de los propietarios privados. En el segundo caso entraría la alquería Ponsa, que está protegida como Bien de Relevancia Local, pero tiene asignado aprovechamiento urbanístico.
Imagen de la noticia
Sólo en suelo urbano, integradas en los barrios consolidados, existen una veintena de alquerías, muchas de ellas destinadas a dotación pública y por tanto pendientes de expropiación por parte del consistorio. En suelo rural existen otras 270 alquerías propiedad privada cuyo estado de conservación tambien deja que desear. Salvo casos excepcionales, como la alquería de Nelo el Churro, que se vino abajo por completo, y pese al abandono generalizado de las alquerías, la mayoría son «recuperables», según apuntó a este diario el arquitecto Miguel del Rey, autor de la revisión del catálogo municipal de bienes rurales.
Las alquerías de Falcó (Torrefiel), la Torre y el Moro (en Benicalap), la del Rey (Campanar), la de Volante (Camí Reial), del Rocatí, de Fonda (Poble Nou) y la de Mantot (Fuente de San Luis) forman parte de una larga lista de edificios en espera de una rehabilitación y un uso.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s