Diez bienes de Interés Cultural de España en peligro.

Este artículo aparecido en ABC muestra los 10 bienes que se encuentran en peligro, los cuales necesitan ser restaurados con urgencia.
La extensa Lista Roja de Hispania Nostra muta cada año con inmuebles que logran salir restaurados y otros que se suman a la ruina. Estos son diez catalogados BIC que claman ayuda urgente.
La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes o de los Monegros.
La Asociación de Amigos de La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes incluyó el pasado año al monasterio en la Lista Roja deHispania Nostra por su abandono por parte de las hermanas Bastarás, propietarias desde 1896. En su denuncia, señalan que existen numerosas grietas y daños en el edificios, que hay zonas ya hundidas y fuertes humedades que han deteriorado sus elementos arquitectónicos y artístiocs, dejando pinturas prácticamente perdidas.

Palacio de la Torre de Celles
Habitado actualmente en parte, ya en 2003 presentaba un «penoso estado de abandono» según constaba en el expediente de declaración como Bien de Interés Cultural. Diez años después, el tiempo ha seguido socavando este palacio articulado en torno a un patio central cuadrado, de dos plantas y torres en sus esquinas, según señala Fernández Vázquez de Prada que no hace ni un mes que lo visitó. «El deterioro cada vez es mayor, hay grandes zonas ya colapsadas», asegura el arquitecto para quien «por sus características arquitectónicas y artísticas es acreedor de valores culturales muy importantes que lo hacen merecedor de una gran protección». «Es un bien excelente, con una fachada suroeste excepcional, y una configuración arquitectónica interesantísima», añade.
Convento de Santa María de Jesús (Las Gordillas)
Tras décadas de abandono, el Ayuntamiento de Ávila aprobó un proyecto para construir un hotel de cinco estrellas en el convento de propiedad particular, declarado Bien de Interés Cultural en 1991. El plan contemplaba además la intervención en la plaza, pero no ha podido llevarse a cabo. La constructora se ha visto afectada por la crisis y no ha podido acometer la obra.
Fuentes de Urbanismo del Ayuntamiento de Ávila consideran que sería «conveniente hacer una intervención ya» porque el tiempo sigue deteriorando el edificio. De momento, se han realizado actuaciones menores de conservación, en espera de que otra empresa retome el proyecto del hotel o se rehabilite por medio de otros planteamientos, como se ha logrado con el palacio Caprotti o con Los Verdugos.
Castillo de Fernán González
Propiedad de la familia Cossío y González de Sepúlveda, el castillo de Fernán González se encuentra hoy bastante deteriorado, según denuncia la Asociación cultural Amigos de la Villa y Tierra de Sepúlveda. «Está en estado precario, con el techo medio hundido», asegura María Bernal, presidenta de la asociación que intenta desde hace años que su propietario lo ceda al Ayuntamiento para que albergue en un futuro el archivo de Sepúlveda. Deshabitado desde los años ochenta, la asociación teme que la ruina eche a perder este «emblemático» castillo de la localidad declarada BIC como conjunto Histórico-Artístico en 1951. «No se puede permitir que se caiga el patrimonio», reclama Bernal, miembro de Hispania Nostra, que asegura que en la legislatura anterior los eurodiputados no llegaron a solicitar el 50% del presupuesto de la UE destinado a la conservación del patrimonio.

Frontón Beti Jai
En 1919 comenzaba su abandono del que aún hoy resiste pese a que todas las acciones emprendidas en él han sido destructivas, asegura el arquitecto Vicente Patón, presidente de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio.
«Nos preocupa que se caiga en cualquier momento», señala Patón, ante el estado en el que se encuentra la cubierta y las filtraciones de agua. Una reparación que mantendría el edificio fuera de peligro de derrumbe no llegaría al millón de euros, según las estimaciones de este experto que destaca el valor de esta construcción declarada BIC en 2010.
Su futuro, sin embargo, se encuentra «estancado» a la espera de la sentencia judicial que fije el precio de su expropiación, según explica Igor González, portavoz de la plataforma Salvemos el Beti Jai. La cuantía anterior de 7,2 millones de euros fue recurrida tanto por el Ayuntamiento, que solo quería pagar 5,7 millones, como por los propietarios, que piden 32 millones.
Santa María de Rioseco
Declarado BIC en 1983, este monasterio del siglo XIII se encuentra prácticamente entero, pero sin cubiertas, lo que le convierte en presa fácil de la metereología. Un grupo de voluntarios ha acometido en los últimos años una batalla contra su ruina, sufragada con donativos. Los beneficios de la venta del libro «Santa María de Rioseco. El monasterio evocado», de Esther López Sobrado, también se destinan a la restauración de la sala capitular y profesores y alumnos del Instituto de Enseñanza Media Merindades de Castilla de Villarcayo han impulsado el proyecto «Salvemos Rioseco». La mejoría es apreciable, pero el centro que llegó a ser uno de los más potentes patrimonios económicos del Císter en Castilla y León aún está en grave riesgo. Su Cartulario hoy se encuentra en el Archivo Histórico Nacional.
Palacio de los Gosálvez
El copropietario del Hotel Juanito de La Roda, Juan Miguel Núñez Ruiz, compró el palacio en 2006 con la intención de convertirlo en un hotel, con unos salones de boda anexos en lo que antes fueron antiguas fábricas de las industrias de los Gosálvez, que en su día dieron trabajo a la mayoría de los habitantes de Villalgordo. Sin embargo, el proyecto sufrió un revés al constatar que el suelo era rústico y había que recalificarlo primero. Los nuevos propietarios pretendían poner en marcha en primer lugar los salones de boda para acometer la rehabilitación integral con las ganancias que obtuvieran. Pasados diversos trámites, el asunto espera desde hace al menos dos años que la Junta de Castilla La Mancha dé su aprobación, según explica Pedro Pablo Correas. «Se supone que no hay ningún problema, pero no acaba de arrancar», se lamenta el presidente de la asociación Amigos del Palacio de Gosálvez, que lleva ocho años luchando por salvar el recinto de la ruina.
En estos años, los nuevos propietarios han llevado a cabo algunas acciones, pero el palacio abandonado desde los años de la Guerra Civil por la decadencia de los Gosálvez «cada vez está peor». «No tiene cubierta, por lo que llueve sobre los suelos de madera» de este Bien de Interés Cultural desde 1993, comenta Correas.
Iglesia paleocristiana de Marialba
«Es uno de los monumentos leoneses que hay que poner en valor», a juicio de ProMonumenta, como los restos de la ciudad del siglo I que abastecía al campamento romano en León o los restos arqueológicos deLancia. Otros, como el castillo de Cea (BIC) o el de Sarracín, en Vega de Valcarce, corren peligro de derrumbe. Este último, un estratégico bastión del siglo IX desde el que se controlaba el paso a Galicia, «necesita una consolidación urgentísima», según reclamaFernández. El presidente de esta asociación, que lleva veinte años defendiendo el patrimonio leonés, asegura que «las dos torres se desploman» debido a su delicado estado.
 Santa María de Bonaval
Los monjes se retiraron a Toledo en 1821 tras la desamortización de Mendizábal y el edificio, vendido a particulares que no se preocuparon por él, acabó en la ruina actual y el expolio. «Solamente algunas piezas artísticas pasaron a la parroquia de Retiendas, donde hoy se veneran. Algunos capiteles están repartidos por casas y en la fuente del pueblo», denuncia el investigador y autor del libro «Patrimonio desaparecido de Guadalajara» José Luis García de la Paz, que colaboró en la elaboración de la Lista Roja del Patrimonio arquitectónico de la Sierra de Guadalajara, de la Asociación Serranía de Guadalajara.
La caída de uno de sus muros en el verano de 2011 empujó a vecinos de de Retiendas a organizarse en la asociación cultural «Buen Valle de Retiendas» y a reclamar una intervención que al menos conserve los muros del conjunto monacal y evitar que caiga en el olvido.
El Ayuntamiento consiguió que los múltiples propietarios del cenobio le cedieran los terrenos por 50 años, un paso importante para consolidar el monasterio.
Castillo de Monreal de Ariza
De las 516 fortificaciones de Aragón catalogadas BIC, el castillo de Monreal de Ariza es el que se encuentra en peor estado, junto con la torre de Obano, a 2 kilómetros de la localidad de Luna. Una gran grieta atraviesa la torre de 15 metros de altura, rectangular por fuera y semicircular en su interior, que mandó construir Sancho Ramírez para consolidar el avance de las tropas cristianas en la reconquista. Zueco asegura que «de no intervenir con urgencia, podría sufrir un desprendimiento de fatales consecuencias».
Desde la Asociación de Amigos de los Castillos abogan por «consolidar las ruinas, señalizarlas, dar información y fomentar que se visiten» más que completar la restauración de estas fortificaciones. Se evitaría así un importante desembolso. Además, «la ruina en sí misma es muy interesante», concluye Zueco.
Fuente de noticia e imágenes  ABC
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s