Patrimonio entre escombros en Las Palmas de Gran Canaria.

Enterrada primero por la autovía y ahora por los escombros. La ermita de San Antonio Abad, declarada Bien de Interés Cultural en 1995, se hunde en el barranco de Tamaraceite. Y no porque su suelo esté en terreno fangoso, sino porque la basura se acumula a su entrada. Los restos pertenecen a la rehabilitación que realiza el Ayuntamiento en el colector de saneamiento del barranco. La situación, según corroboran los vecinos, se ha prolongado varios meses. El conjunto arquitectónico se ha levantado tras sufrir una inundación y un incendio. Ahora queda desescombrar la zona.
 
Imagen de la noticia
La ermita de San Antonio Abad, en el parque de La Mayordomía, fue construida en el siglo XVIII, aunque los primeros datos sobre la misma aparecen con motivo de un fuerte temporal en 1641 que arrasó todo lo que pilló barranco de Tamaraceite abajo. Y eso a pesar de encontrarse a 25 metros del mismo. Las lluvias de esta semana han convertido el acceso en un lodazal y si algún turista se hubiera acercado a visitarla se hubiera hundido sin remedio en el barro con sus chancletas. Además de haber tenido problemas para encontrarla, ya que su acceso -frente a la urbanización La Guillena- no se encuentra señalizado. Los aledaños del conjunto arquitectónico, declarado Bien de Interés Cultural en 1995, se encontraban además llenos de escombros, propiedad del Ayuntamiento.
El templo actual se levanta sobre las cenizas del primitivo, que sucumbió a un incendio, y sobre la finca agrícola de La Mayordomía cuyos últimos dueños fueron Clara Sintes y Matías Vega Guerra. Así lo cuenta el profesor y estudioso del patrimonio cultural del barrio de Tamaraceite Esteban Santana.
Su última rehabilitación data de 2010. Ese año se recuperó la espadaña del campanario y parte del tejado con ayuda de los feligreses y de recursos de la Iglesia. El párroco que oficio la misa el día de su reapertura – 16 enero de 2011- ya advertía a los asistentes que haría falta otro esfuerzo dentro de nada porque las humedades estaban afectando a las paredes del recinto sagrado.
El Gobierno de Canarias, que aprobó el expediente de BIC, describe el conjunto arquitectónico de la siguiente forma: “La ermita consta una nave con cubierta a dos aguas de par e hileras y contrafuertes. El presbiterio se cubre con artesonado mudéjar de traza octogonal. Respecto a los edificios de la Mayordomía, destacan por constituir un buen ejemplo de una antigua explotación agrícola, con habitaciones principales, cocinas, establos y demás dependencias. Algunos cuartos conservan el pavimento original en cantería. Las ventanas de diseño antiguo presentan un pretil exterior en cantería destacando algunas con dinteles en arco de medio punto”.
“El conjunto es, por tanto, un exponente de la arquitectura popular campesina, en la que hasta hace poco tiempo con motivo de las fiestas populares de San Antonio Abad, se celebraban actos festivos, como el arrastre de piedras por yunta de bueyes, luchadas, carreras de caballos, etc”, añade el documento.
La ermita, que ha estado bajo la advocación de San Sebastián y San Buenaventura y de Los Dolores, pertenece al Obispado de Canarias y en ella se ofrece misa una vez al mes. El sacerdote de la parroquia de San Lorenzo-Tamaraceite, Cristóbal Déniz, que también lo es de la ermita, ignoraba quién podía estar dejando los escombros allí.
El presidente de la asociación de vecinos Aythami del distrito de Tamaraceite, Juan Calderín, indicó, por su parte, que los escombros llevan varios meses y que se han hecho denuncias al Cabildo de Gran Canaria, ya que es un entorno protegido que pertenece al patrimonio cultural de la isla.
Imagen de la noticia
Se da la circunstancia de que el conjunto histórico, situado entre el barranco y la carretera general C-813, pertenece a varias instituciones: el Obispado de Canarias, el Cabildo y el Ayuntamiento capitalino.
El gobierno insular, responsable del patrimonio, desconocía el viernes al dueño de los escombros aunque especulaba con que podría ser el Ayuntamiento. Desde el Cabildo se afirmó que no había llegado ninguna denuncia vecinal y que el mañana lunes se personarían funcionarios al lugar para confirmar a quién correspondían.
La institución municipal reconoció el viernes que los escombros proceden de las obras que se están realizando para la mejora y rehabilitación del colector de saneamiento del barranco de Tamaraceite en el tramo de la presa, con el fin de canalizar las aguas fecales y que están a cargo del Fondo Estatal de Inversión Local y Empleo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s