Expertos en patrimonio defienden que Valencia "ya llega al mar".

Autor artículo: Alex Serrano
Diversos expertos en la protección del patrimonio recordaron ayer que Valencia ya llega al mar a través del barrio del Cabanyal y cuestionaron así la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez. Decenas de vecinos recorrieron las calles de los Poblats Marítims para conocer la historia del barrio en la celebración del «Watch Day», una jornada organizada por la fundación World Monuments Fund en cuya lista de espacios amenazados figura el barrio desde este mismo año. Al acto acudió una amplísima representación de los tres partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Valencia, con los portavoces de PSPV, EUPV y Compromís „Joan Calabuig, Amadeu Sanchis y Joan Ribó, respectivamente„ al frente.
«Me sorprende que haya que destruir el espacio urbanístico que mejor conecta Valencia con el mar para, precisamente, llegar al mar», indicó José María Ballester, presidente de los Premios de Patrimonio de la Unión Europea y director de Cultura y Patrimonio Cultural y Natural del Consejo de Europa. En este sentido, el arquitecto Francisco Taberner aseguró que el término municipal de Valencia «no tiene que llegar hasta el mar».
Imagen de la noticia
En este sentido, el presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos y catedrático de Estética y Teoría del Arte de la Universitat de València (UV), Román de la Calle, se preguntó «por qué no hablamos de extender el Cabanyal a la ciudad». «No hay grandes monumentos en el barrio que atraigan la mirada, por lo que trabajar en el patrimonio del Cabanyal es una cuestión de ideología», indicó.
El Cabanyal de Sorolla
Los expertos en patrimonio que acudieron ayer al «Watch Day» destacaron la importancia histórica del Cabanyal, un barrio que, según comprobaron en la visita guiada por las calles de la zona, mantiene lugares, como la Lonja, con historia. El arquitecto y catedrático de Historia del Arte de la UV Joaquín Bérchez destacó que el Cabanyal tiene un componente histórico «que le iguala al París de Baudelaire o al Londres de Dickens» y alabó «el Cabanyal de Sorolla y Blasco Ibáñez». «Muchas casas del barrio aún tienen espacios para colgar las redes y las velas de las fachadas, como se hacía antiguamente», comentó.
Sobre la cuestión de la ampliación de Blasco Ibáñez no quisieron pronunciarse. Ballester se mostró cauto a preguntas de los periodistas y pidió «esperar» a las resoluciones judiciales. «Tenemos que confiar en las instituciones y los instrumentos del Estado de Derecho», indicó. Ballester, que vivió en el barrio cuando era pequeño „pasaba los veranos en el Cabanyal„, se confesó un «enamorado» de las calles que recorrió ayer en una visita guiada.
Universitarios, sí, pero con control
La Asociación de Vecinos El Cabanyal-Canyamelar, que organizó ayer el «Watch Day», lamentó que el ayuntamiento, junto a los rectores de la Universitat de València y de la Universitat Politècnica, esté estudiando convertir el Cabanyal en una zona universitaria sin consultares. El vicepresidente de la entidad, Vicente Gallart, criticó que «nadie» haya ido a la asociación a preguntarles qué le parece. Gallart comentó que quiere que el proyecto «esté controlado». «Tenemos que lanzar el barrio a la modernidad con proyectos de nuestros días», indicó.

«No es mala idea „aseguró„, pero todo en su justa medida». «No queremos que se eche a los vecinos para meter a universitarios y queremos que esto se llene de colegios mayores», dijo Gallart. Por su parte, Bérchez apeló a la «finura» a la hora de rehabilitar espacios del barrio
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s