Impresiones tras la realización de II Jornada de Voluntariado para la Recuperación del Convento de San Guillermo en Castielfabib (Valencia).

El pasado jueves 23 de agosto tuvo lugar la II Jornada de Voluntariado para la Recuperación del Convento de San Guillermo en Castielfabib (Valencia). De las cuales os hablé en una entrada de agosto, anunciando su convocatoria.
ARAE Patrimonio y Restauración SLP ha sido tan amable de facilitarnos este artículo y las imágenes que ha realizado sobre las jornadas, que a continuación os transcribo.
 
El día comenzó con el encuentro de los voluntarios más madrugadores a las 9 de la mañana en la plaza de la Villa, donde una vez todos reunidos, nos dispusimos a descender (unos a pie otros en vehículos portando los materiales de trabajo) hasta el valle donde se encuentran las ruinas del convento.
Alrededor de las 9.30 comenzamos a acopiar el material: arena, barriles con agua, sacos de cal, utillaje, andamios… así como el montaje de un toldo para proteger a los más pequeños del sofocante calor del mes de agosto.
 
Colocación del toldo
Acopio del material por los voluntarios
El equipo del convento (adultos) comenzó limpiando las juntas de los sillares y mampuestos eliminando las sales aparecidas entre las piedras durante las últimas décadas de abandono. Esa tarea resultaba imprescindible para el correcto colmatado y colocación del mortero de cal. Tras el cepillado de las juntas se regó el muro para eliminar las partículas más pequeñas de las sales que pudieron quedar suspendidas tras el cepillado.
 
Estado inicial de las juntas entre mampostería y sillares, gran cantidad de sales
Mientras, el equipo de “conociendo la cal” comenzó con una pequeña charla introductoria de cómo se obtenía tradicionalmente la cal desde las canteras, cómo se construía un horno de cal, el “quemado” y los posteriores usos de la cal. Ya que la “teoría” no es lo más interesante de una jornada de este tipo, no tardamos en comenzar a recoger piedras de pequeñas dimensiones por las inmediaciones del convento para hacer acopio de material para el muro que se pensaba construir a pequeña escala.
El amasado del mortero fue muy seguido por todos los voluntarios: creación de un montículo de arena al que se añade una proporción de 1/3 de cal. Mezclado con la pala…. Una vez bien agrupado se hace un agujero en la parte alta, a modo de cráter de volcán, donde se comienza a verter el agua sin dejar de mezclar. Toda esta parte de la jornada fue muy seguida por todos los participantes, sobre todo por los más jóvenes.
 
Proceso de elaboración del mortero: arena
Mezclado con la cal
Llenado de los baldes de agua por los más pequeños
Tras esta pequeña clase donde todos participaron en el dosificado, amasado y vertido de la argamasa, ambos equipos se dispusieron a utilizar el mortero de cal.
 
La participante más joven protegiendo sus manos antes de manipular el mortero
Varios momentos de la construcción del muro y arco por parte de los peques.
Los lienzos del convento fueron reparados con la colmatación con mortero de cal de las juntas de los sillares y mampostería mientras los niños disfrutaron erigiendo dos muros. Ambos muros de pequeñas dimensiones fueron fusionados mediante la construcción de un arco de medio punto (con la ayuda de un tronco talado de almendro haciendo las veces de cimbra).
 
Varios momentos del rejuntado de los muros del convento
 
La jornada concluyó a las 2 del mediodía (debido a que el sol caía en vertical, no disponiendo de sombra para protegernos) con la retirada de la cimbra improvisada del muro infantil, que causó gran expectación entre grandes y pequeños. Igualmente se logró rejuntar la mayoría del lienzo propuesto del equipo del convento.
 
 
Como conclusión se puede decir que se consiguieron los objetivos propuestos, logrando reunir a algo más de 15 personas voluntarias en el equipo de recuperación de los lienzos del convento. Una decena de niños participaron en la actividad de aprendizaje de los usos de la cal y construcción deun muro tradicional. Todos ellos quedaron gratamente satisfechos con los resultados, siendo la actividad infantil la mejor acogida, prometiendo por gran parte de los asistentes dar publicidad entre los conocidos en futuras actividades de similares características. Al tratarse de la primera jornada con actividad dirigida a niños, los padres fueron algo reacios a priori a hacer partícipes a los hijos. Una vez comenzada la jornada, a media mañana, alguno de los padres voluntarios avisaron a sus hijos que se unieran a las labores. Todo esto nos hace pensar que en futuras ocasiones la participación infantil y juvenil se verá incrementada.
Se tiene pensado finalizar las labores de rejuntados de los lienzos del convento que, por motivos meteorológicos fueron imposible llevar a término, en los últimos meses del presente año.
 
 
Desde aquí queremos felicitar y agradecer a todos los voluntarios participantes, al Ayuntamiento de Castielfabib así como a Kimia Ibérica. A la Asociación Cultural de Castielfabib por organizar junto con nosotros esta segunda jornada. Os esperamos en la tercera, seguiremos informando.
 
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s