Urbanismo pedirá a la Junta que declare BIC el Cuartel de Santa Fe. Huelva

El vuelco político en La Moncloa incentivó al Ayuntamiento de Huelva para dar marcha atrás en los planes de privatización que se cernían sobre el Cuartel de Santa Fe, cerrado desde hace seis años y en avanzado deterioro. La alianza institucional -como ocurriera en la época de Aznar con la rehabilitación del Muelle de Riotinto- motivó un golpe de timón en el futuro de este emblema histórico, que nació en 1900 como mercado de abastos en el ensanche hacia la calle Puerto, concebido por el arquitecto Manuel Pérez González. En el enésimo intento de resurrección, la expectativa ahora es reclamar ayuda estatal para recuperar este patrimonio público.
La Gerencia Municipal de Urbanismo trabaja en el expediente para solicitar a la Junta de Andalucía la declaración de este inmueble como Bien de Interés Cultural (BIC), requisito para acceder a la subvención del 1% Cultural del Gobierno. Basta con que el expediente BIC esté incoado para pedir la ayuda.
Como destacaron desde la Gerencia, además de la posibilidad de solicitar ayudas económicas para la restauración, la catalogación como BIC otorga al enclave una protección más específica y una garantía para su mantenimiento.
Imagen de la noticia
El llamado 1% Cultural son fondos generados a lo largo del ejercicio presupuestario como resultado de cada inversión del Estado en obra pública. Para poder solicitar financiación con cargo a esta medida es necesario que el inmueble sea de titularidad pública o disponga de una cesión para uso público por 50 años y aportar un proyecto de ejecución concreto sobre la intervención a realizar (fijando el presupuesto solicitado), que debe estar informado favorablemente por la Comisión Provincial de Patrimonio. La actuación debería cofinanciarse al menos en un 25% si el solicitante fuera el Ayuntamiento.
Para solicitar financiación del 1% cultural es necesario remitir al Ministerio de Cultura al Ministerio de Fomento un oficio de solicitud que contenga documentación justificativa del grado de protección del bien, además de todo el dossier anteriormente señalado con el proyecto y el compromiso de cofinanciación. Una vez comprobado el cumplimiento de los requisitos, la propuesta se remite al Instituto de Patrimonio Cultural de España para la emisión del correspondiente informe. Si el expediente sigue su curso, la solicitud se elevará a la Comisión Mixta que, en tres ocasiones al año, valora y decide las actuaciones a financiar.
En esta fase entran una serie de criterios de priorización, primando las propuestas que sustentadas en proyecto básico y de ejecución, la cofinanciación con otras administraciones públicas, que estén preferentemente en el entorno de la obra pública, que correspondan (condición ineludible) a uno de los programas de actuación fijados en los convenios bilaterales. Igualmente se debe tener en cuenta el equilibrio territorial por comunidades autónomas o, entre otras cuestiones, el estado de conservación del inmueble.
En el Pleno municipal del pasado mes de enero transcendió la noticia de que las propuestas de empresas privadas que habían recalado en el Ayuntamiento “no terminaron de cuajar”, como admitió en el debate el teniente de alcalde Francisco Moro, anunciando que se harían todas las gestiones necesarias para acceder al 1% Cultural, como se hizo anteriormente con el cargadero de mineral. Claro está que la presión vecinal fue vital para que se abortara la privatización de este icono arquitectónico. El mismo día en que se dio a conocer el cambio de planes, la Asociación de Vecinos de San Pedro lanzó un comunicado de prensa celebrando que “el equipo de Gobierno del PP diera marcha atrás para no convertir el Cuartel de Santa Fe en un bar de copas”.
Imagen de la noticia
Moro recordó entonces que en estos últimos años -desde que el Cuartel se cerrara ante el traslado de la Policía Nacional a la nueva Comisaría-, el Ayuntamiento ha solicitado la colaboración de otras administraciones y organismos para captar financiación, destacando especialmente las conversaciones con la antigua Cajasol, entidad a la que se ofreció el edificio como sede de su Fundación Cultural. Esgrimió Moro que con el PP llevando las riendas de esta legislatura se abre una nueva alternativa, “ya que fue un Gobierno del PP -puntualizó- el que se comprometió con el alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, a financiar la rehabilitación completa del Muelle de Riotinto, firmando un convenio marco que se fue actualizando en las distintas fases de ejecución”. Entonces fueron 14 millones de euros los invertidos para poner al servicio de los onubenses “un mirador excepcional, poniendo en valor uno de los monumentos más bellos de la ciudad”.
Se tratará de retomar esta subvención, ahora para recuperar un edificio de 2.000 metros cuadrados de superficie que aporta grandes posibilidades para usos diversificados. Con dimensiones de 43 x 43 metros y una arquitectura muy funcional, protagonizada por ladrillos de tierra, hierro, uralita y zinc, supone una complicada rehabilitación para hacer realidad la creación de un nuevo complejo cultural.

Huelva Información

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s