Un experto cree que un terremoto dañaría a pisos de más de 40 años.

Si hoy se produjera en Sevilla un terremoto de la misma intensidad que el de Lorca las consecuencias serían bastante nefastas. La mayoría de los inmuebles con más de 40 años de antigüedad resultarían gravemente dañados por el seísmo y no todos los municipios podrían activar un plan de primera actuación. El desastre de la ciudad murciana ha generado estos días un debate sobre la resistencia de los edificios y los medios con los que cuentan las localidades para hacer frente a un terremoto, fenómeno natural imposible de predecir.

Sevilla, por su situación geográfica, no es una zona de grave riesgo sísmico, a tenor del mapa elaborado por el Instituto Geográfico Nacional. La capital y la mayoría de los municipios -exceptos los del Aljarafe, por su proximidad a Huelva- no se encuentran cerca de placas tectónicas, como sí ocurre en las provincias de Andalucía Oriental (especialmente Granada, Almería y Málaga) donde sí hay gran actividad sísmica. Por este motivo, según señala el delegado en Andalucía del Instituto Geográfico Nacional, Antonio Jesús Martín, existen pocos estudios sobre la preparación de los edificios ante un terremoto. “No hay ningún análisis concreto al respecto”, señala Martín, quien, no obsante, asevera que la mayoría de los inmuebles con más de 40 años de antigüedad son susceptibles de no cumplir con las normas existentes desde 1968 para aumentar la resistencia de su estructura.

Estos edificios se encuentra, en mayor proporción, en el centro y los antiguos arrabales de Sevilla. En este sentido, Eduardo Martínez, arquitecto especialista en estructura y director de la empresa Edartec (que ha construido viviendas en zonas de gran actividad sísmica como Almería, Murcia, sur de Italia y Japón), comenta que la mayoría de las viviendas y oficinas que se han levantado tras la normativa de construcción sismorresistente de 2002 y han obtenido la licencia de ocupación cuentan con suficientes garantías ante un terremoto como el de Lorca. “El problema -puntualiza Martínez- son los edificios con más de 40 años de antigüedad, cuando todavía no se había establecido ninguna normativa al respecto”.

Este arquitecto asegura que en el caso del centro más del 50% de los inmuebles se verían gravemente dañados por un seísmo de estas características. Por este motivo, se lamenta que las Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) sean demasiado “generalistas” y no tengan en cuenta la norma de construcción sismorresistente aprobada por real decreto hace nueve años. “Los arquitectos pedimos más exigencia en estos edificios que no contemplan ninguna medida de este tipo”.

Otra de las normativas existentes en cuanto a seísmos es la obligación que tienen los municipios de contar con un plan de actuación inmediata frente a los terremotos. La normativa la estableció el Gobierno en 1995 al obligar a las comunidades a desarrollar una propia. En Andalucía está vigente desde 2009. Antes de esta fecha ya contaban con ella las localidades con más de 20.000 habitantes. A partir de entonces comenzaron a elaborarlas el resto. Actualmente 30 de estos municipios ya la han cerrado -según informa la delegación del gobierno de la Junta- que sumados a los que ya contaban con dicho plan suponen la mitad de los municipios sevillanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s