Rehabilitación de altura- Alicante

Si hace poco más de un mes era la iglesia de San José, un edificio de propiedad municipal declarado Bien de Interés Cultural, la que pedía una actuación urgente a raíz de las filtraciones que se habían detectado, en esta ocasión ha sido el edificio del Archivo Histórico Municipal y la Biblioteca Central Pedro Ibarra, en el antiguo convento franciscano de San José, el que ha hecho lo propio. Y es que hace unas semanas, como consecuencia de temporal de lluvia y viento, el desprendimiento de algunas de las cornisas hizo saltar las alarmas.
Imagen de la noticia
Tras la inspección de rigor, los técnicos municipales comprobaron que había tejas en mal estado y otras que estaban sueltas, lo que no sólo había dado lugar a este “incidente”, sino también a la aparición de filtraciones en algunos de los despachos situados en el último piso. La primera revisión ha puesto de manifiesto que en torno al 20% de las piezas está en mal estado. Por ello, ayer arrancó la instalación de los andamios para que hoy puedan comenzar los trabajos de rehabilitación en la cubierta del edificio.
Fuentes municipales indicaron que, en principio, está previsto que los trabajos se prolonguen de ocho a diez semanas. El objetivo, según explicaron, es levantar las tejas que están más próximas a la fachada para poder asegurarlas, sustituir las que están deterioradas y reforzar las que están sueltas con un aglomerante. La actuación también incluirá la parte este de la cubierta de la parroquia de San José, en la que no se había intervenido hace unas semanas.
Uno de los principales inconvenientes que presenta el proyecto son las tejas, que por su antigüedad y por ser de tipología árabe, hacen más complicado su sustitución. Sin embargo, fuentes municipales explicaron que, en estos casos, lo que se suele hacer es localizar piezas similares que, por sus dimensiones, se ajusten a las de estas infraestructuras. En este sentido, apuntaron que, “cuando se hace un derribo municipal, se hace acopio de los materiales que pueden servir para otras obras, y también hay tejas”, apuntaron. En total, ayer se instalaron en la fachada principal 60 metros de andamio, con una altura de once metros. Los trabajos se prolongaron durante toda la jornada y, a primeras horas de la tarde, la estructura fue cubierta con una tela para evitar desprendimientos.
Por otro lado, está previsto que en los próximos días se repasen las instalaciones afectadas por las filtraciones. Además, se revisarán los imbornales de la cubierta para evitar futuras obstrucciones.
Inicialmente, la primera inspección del edificio apunta a que la intervención podría tener un coste cercano a los 60.000 euros, con IVA incluido, aunque serán los trabajos los que determinen el coste final de la actuación.
El concejal de Mantenimiento, José Manuel Sánchez, incidió en que “el Archivo Histórico y la Biblioteca Central Pedro Ibarra están en un edificio de propiedad municipal que tiene mucha afluencia. Por eso, en cuanto hemos tenido conocimiento de que era necesario actuar en la cubierta, lo hemos hecho”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s